¿Piensas que no tienes tiempo para Meditar? Intenta esto

10 minutos es todo lo que necesitas para una práctica de mini-meditación para reducir el estrés, el tiempo para meditar puedes tomarlo en cualquier instante del día.

Hace unos meses, entré en mi café preferido y era tan escandaloso como siempre. La gente estaba charlando, la música sonaba, las camareras sacaban las órdenes. Y en la mitad de todo, la dueña Nilsa Rodríguez se sentó en silencio, con una imagen de serenidad, con los ojos cerrados y los labios formando una leve sonrisa. Deseaba decir hola, pero mas me preocupaba que estuviese durmiendo.

“Realmente, está meditando”, corrigió su hermana, Yvonne.

Meditando? Pensé. ¿En un café atestado? ¿A la una de la tarde?

¿Piensas que no tienes tiempo para Meditar? Intenta esto

¿Piensas que no tienes tiempo para Meditar? Intenta esto

A lo largo de los últimos años, de forma frecuente había intentado establecer una práctica de meditación regular que había encontrado en internet: el tiempo para meditar que debía tomar era de 20 minutos sentada en una posición a primera hora de la mañana y 20 minutos en la noche. Mas algo prácticamente siempre y en toda circunstancia se las arregló para interponerse entre mi tiempo para meditar y yo: Un despertador que no se apagaba, obligándome a salir corriendo del piso para una cita; Una noche de borrachera en la ciudad que me hizo incapaz de caminar en línea recta y mucho menos sentarme erguido, con las piernas cruzadas sobre el piso duro, entre otras cosas.

Ver a Nilsa ese día me hizo pensar diferente sobre la meditación. ¿Qué ocurriría si fuera capaz de tomar descansos cortos y limpios de la mente cuando y donde sea? Además de esto, ¿Era demasiado fuerte en mi definición de meditación? Como mi amigo Moby una vez me aconsejó: “No hay un camino adecuado o bien instante conveniente para meditar. Si lo haces, entonces lo haces bien “.

Quizás te pueda interezar  Todo lo que necesitas para empezar a Meditar

Al comienzo, meditaciones de 10 minutos o bien menos sonaba mucho como una comida veloz y simple, pero carente de cualquier beneficio nutricional real. No obstante, como he aprendido desde ese momento, no solo las mini meditaciones son una gran idea para gente ocupada que podría utilizar una hora extra (o bien 6) en su día, mas en la tradición budista tibetana Mahamudra hay verdaderamente “el estímulo para participar en la práctica de cortos Periodos, en muchas ocasiones a lo largo del día, en vez de periodos más largos “, afirma Elizabeth Reninger, autora de Meditación Ahora, Guía para principiantes: Meditaciones de 10 minutos para restaurar la calma y la alegría, en cualquier instante y en cualquier sitio.

Lo que es más asombroso, Reninger recomienda periodos aun más cortos llamados “micro-breaks”, que se puede hacer “mientras que se sienta en su escritorio, sencillamente cerrando los ojos y tomar 3 o bien 4 respiraciones largas, profundas y suaves.” Pruebelo y “sienta el efecto de la respiración en su cuerpo; Observe los pequeños espacios entre las inhalaciones y las exhalaciones. Deje que esas brechas se expandan suavemente y vea si puede tener la sensación de fluir hacia ellos. Tal práctica no requiere más de 30 a 70 segundos y puede ser fantásticamente refrescante. ”

Otra opción: Dedicar los primeros 5 o bien 10 minutos de su hora de almuerzo a pasear o bien sentarse a meditar. “Si existe algún sitio afuera -un parque o bien un patio- donde se puede pasear, esto es particularmente genial”, afirma Reninger, que en su libro ofrece 18 técnicas de meditación simples que se pueden hacer mientras que pasea, te encuentres comiendo, realizas alguna llamada, aún mejor, mientras que te encuentres en un aeropuerto. Recordando el tiempo en el que un frustrante retraso de vuelo le dejó con muchas largas y potencialmente hastiadas horas para matar en Denver International, Reninger dice: “Estaba agotada y de mal humor. Entonces me percaté de que podía emplear el tiempo para pensar, practicar yoga, leer poesía, tomar una siesta. Alterné meditaciones cortas con estas otras actividades, y resultó ser realmente agradable “.

Quizás te pueda interezar  3 Estrategias para construir una buena práctica para la meditación

En lo que se refiere a mí, ya no veo el metro como una molestia sino como una ocasión para un intermedio, un tiempo para reiniciar y respirar, un tiempo para meditar. Cuando he estado sentada delante de la pantalla del computador a lo largo de demasiado tiempo, me levanto y me paro delante de la ventana, cierro los ojos y me sintonizo con el sonido de los pájaros cantando y el viento que crujía las hojas . Y mientras que soy un especialista en labores múltiples, trato de regresar a aprender a hacer una cosa. Por servirnos de un ejemplo, anteriormente acostumbraba a comer mi desayuno y mi almuerzo mientras leía el diario y cambiaba mediante Fb, Twitter y también Instagram. Ahora hago un punto de sentarme reposadamente y degustar mi comida.

Según Reninger, las ventajas de la meditación pueden incluir “reducir el agobio y fomentar la relajación; Prosperar la energía y la vitalidad; Progresar la concentración; Acrecentar la inteligencia y las capacidades creativas; Gozando de un mejor sueño e incrementando de nuestra imparcialidad en frente de los retos de la vida “, y, debo decir, los he experimentado todos.

¿Deseas ver por ti mismo? Continua leyendo, en tanto que Reninger nos conduce mediante una muestra de meditación de 10 minutos. “Hacer un compromiso temporal -practiquemos por 10 minutos, 6 o 7 días en un periodo de un par de meses- y ver qué sucede”, afirma. “Si te sientes inspirado para agregar una segunda práctica de diez minutos en determinados días, o bien para extender los diez minutos a quince o bien veinte minutos, adelante”.

¡Es la hora de tomarse un tiempo para meditar!

Una meditación de 10 minutos por Elizabeth Reninger

Apague el teléfono y otros dispositivos. Empiece sentándose con la columna vertebral en posición vertical, así sea en una silla de espalda recta o bien en un cojín de meditación. (Sientese en una posición cómoda) Afirme “Ahh” en voz alta para liberar la tensión en su cara, cuello y mandíbula. Deje que este simple gesto sea una convidación a dejar ir las distintas ideas, conceptos y opiniones que pueden estar en su mente.

Quizás te pueda interezar  Cómo sintonizar en el mundo espiritual

A continuación, preste atención a la parte inferior del abdomen, debajo del ombligo, sintiendo la energía del vientre profundo. El lugar es conocido como el Hara (japonés) o Dantian (chino). Es un campo de energía sutil que te va a ayudar a sentirte firme. Piense en él como el “cerebro del vientre.” Imagina tu respiración que surge de el y que se disuelve nuevamente en ese espacio.

Ahora traiga su atención al flujo de la respiración: las inhalaciones y exhalaciones. No cambie la respiración de ninguna manera, solo observe su ritmo y calidad.

Observe cómo la respiración se siente fresca en tus fosas nasales, en tanto que fluye, y luego se siente un tanto más caliente conforme fluye boca afuera.

Observe que su caja torácica se extiende suavemente a medida que la respiración fluye.

Ahora, empiece a contar las respiraciones, de 1 a 10. Inhale suavemente, entonces, mientras que respira, afirme “uno”, así sea en voz alta o bien en silencio para sí mismo. Entonces inhale de nuevo, y con la próxima exhalación, diga “2”. Prosiga así hasta que haya alcanzado los 10.

Si su mente se desorienta, no hay inconveniente, sencillamente comience a contar nuevamente, con “uno”. Después de haber contado 10 respiraciones sin distracción, relajese y tome nota de qué manera se siente. Observe la presencia consciente que permanece, incluso cuando se libera la técnica de la meditación.