Cómo comenzar una meditación zen (Zazen)

La meditación puede ser un medio increíble para relajarse. Si se siente bajo presión, probar con la meditación puede ayudarte. Zazen es un género de meditación única para el budismo zen. Implica centrarse en la respiración y continuar en el instante presente. Para comenzar una meditación zen, localiza un sitio cómodo y la situación adecuada. Pruebe sesiones cortas donde se concentre en su respiración. Con el tiempo, desarrollaras una rutina que funcione. La meditación puede ser bastante difícil al comienzo, puesto que se necesita práctica para calmar la mente.

Cómo comenzar una meditación zen (Zazen)

Cómo comenzar una meditación zen (Zazen)

Comenzar una Meditación Zen.

Es esencial armar un sitio relajante para sentarse. Se debe pensar en un sitio libre de distracciones. Localizar un lugar en su casa donde este parcialmente sosegado y tomar medidas para crear un entorno relajante. Esto depende en buena medida de la preferencia personal. A ciertas personas les agrada hacer un altar utilizando objetos como conchas marinas, piedras o bien flores. Otras personas gozan de encender velas. Reúne objetos que halles tranquilizadores para crear el espacio conveniente para pensar.

Su espacio se deteriorara naturalmente con el tiempo, con lo que no se preocupe si no es perfecto inmediatamente.

Ponte en una posición estable. La traducción textual de zazen es “meditación sentada”. Asi que, de qué forma se sienta es fundamental. Lo que más importa es que se sienta cómodo y sostenga la espalda recta. Si precisas hacer algo como cruzar las piernas, o bien emplear almohadas para respaldar la espalda, hazlo.

Si eres muy flexible, prueba la mitad de la Posición del Loto (Hankafuza) o bien la Posición de Loto Completa (Kekkafuza). La mitad de Lotus se hace poniendo el pie izquierdo en el muslo derecho y metiendo la pierna derecha bajo su muslo izquierdo. El loto completo se hace poniendo cada pie en el muslo opuesto. Si las dos situaciones son dolorosas, no obstante, evite utilizarlas puesto que pueden ser una distracción.

Quizás te pueda interezar  Meditación que puedes hacer en cualquier lugar

Ponga su cabeza de una forma cómoda. El posicionamiento de tu cabeza es esencial para la meditación zen, puesto que es esencial que no hagas nada para tensar tu cuerpo. Mantenga su cabeza en una situación que se sienta natural y no cause tensión en su cuello. Idealmente, su columna vertebral debe alinearse con su cuello. Imagine una línea recta que sube por su columna vertebral. Mueva su cuello a fin de que esta línea imaginaria siga su cuello.

Relaja la quijada y los músculos faciales. Antes de comenzar a meditar, haga una pausa y sea consciente de las tensiones que se sienten en la quijada y los músculos faciales. Posiblemente no note la tensión en su quijada hasta el momento en que le preste atención particularmente. Trate de aflojar su quijada y los músculos de su cara normalmente antes de comenzar a meditar.

Si su quijada se siente muy tensa, use sus dedos para masajear levemente su cara para aflojar los músculos.

Practicar lo básico

Respira por la nariz. Con la meditación zen, una gran parte del enfoque está en la respiración. Es esencial respirar por la nariz. Las respiraciones nasales generan una sensación de enfriamiento y calentamiento al respirar de adentro hacia afuera. Esto puede hacer que sea simple proseguir el ritmo de su respiración mientras que medita.

Concéntrese en la respiración. Cuando empiece a meditar, note su respiración tanto como resulte posible. Preste atención al ritmo natural de entrada y salida, al sonido de su respiración y a las sensaciones cálidas y frías proporcionadas por el aire que pasa mediante sus pulmones. Trate de esmerarse por estar lo más consciente posible de su respiración a lo largo de la duración de sus sesiones de meditación.

Quizás te pueda interezar  ¿Qué es la Meditación?: Como Meditar

Esto puede sonar bastante simple, mas es realmente difícil aliviar la mente. No se desaliente si lucha para concentrarse en su respiración en un primer instante. La meditación, como cualquier otra cosa, requiere práctica.

Decida qué hacer con sus ojos. Puede sostener los ojos abiertos o bien semi cerrados, o bien puede cerrarlos totalmente. Ciertas personas hallan útil concentrar sus ojos en un punto en la habitación. Otros prefieren que sus ojos estén cerrados. Esta es cuestión de preferencia personal. Decida qué hacer con sus ojos basado en lo que se siente más natural y relajante para usted.

Esto va a tomar un cierto ensayo y error. Cambie lo que hace con sus ojos si se distrae o bien si se siente incómodo. Ejemplo, si tus ojos empiezan a distraerse en el momento en que te estás concentrando en un punto en la habitación, cierra los ojos. Observe si esto le ayuda a concentrarse mejor en su respiración.

Redireccione su mente cuando vaga. Es natural que tu mente se distraiga cuando estás sentado en silencio. Cuando empieces a meditar, pensaras en otras cosas. Empezarás a pensar en los mandados que necesitas hacer o bien en cosas que ocurrieron antes en el día. Cuando sientas que esto sucede, redirecciona suavemente tu pensamiento a tu respiración. Sintoniza el flujo y el reflujo natural de tus respiraciones y las sensaciones que crean.

Empiece con 2 minutos de meditación. La meditación zen requiere consistencia. Si intenta meditar demasiado tiempo demasiado pronto, puede que se le dificulte concentrarse en su respiración. Empiece con solo 2 minutos de meditación. Conforme se sienta más cómodo meditando, puede ir aumentando ese número.

Quizás te pueda interezar  ¿Piensas que no tienes tiempo para Meditar? Intenta esto

Facilitar la Rutina

Invertir en una zafu o bien almohada pequeña. Una almohada zafu es una almohada desarrollada particularmente para la meditación zen. Si halla que la meditación zen es útil, puede adquirir una almohada zafu. Esto puede ayudarle a lograr de manera fácil la posición adecuada.

Deja de preocuparte por la perfección inmediatamente. Los principiantes en ocasiones se preocupan de que son malos en la meditación. Puede resultarle bastante difícil aclarar su mente y concentrarse en su respiración. No te sientas frustrado y te golpees. Es muy normal que la meditación sea bastante difícil al comienzo. Ocasionalmente, no meditar va a ser más simple.

Tenga presente, aun las personas que meditan con regularidad jamás despejan sus mentes totalmente. Es normal tener que parar y redirigir su pensamiento a su respiración de ves en cuando. No tener ganas de distraerse quiere decir que estas meditando incorrectamente.

Aumente sus sesiones con el tiempo. Empiece con sesiones pequeñas. Una vez que este meditando cómodo en tiempos cortos, empieza a añadir poco a poco más minutos cada semana. Ocasionalmente, va a poder meditar por periodos más largos.

No hay una regla de tamaño único para la meditación. Usted puede hallar sesiones de meditación larguísimas, como sesiones de 25 minutos, que le van a ayudar a relajarse. No obstante, asimismo puede realizar breves sesiones de 5 a 10 minutos y estas vas a ser suficientes. Experimenta con diferentes marcos de tiempo hasta el momento en que te sientas cómodo.

Tomar clases. Puede ser útil pensar con la ayuda de un instructor. Revise en internet para poder ver si puedes localizar clases de meditación zen en tu área. Esto puede ayudarle a progresar su técnica de meditación a fin de que la meditación zen sea más eficaz.

Si no puede hallar una clase en su área, busque rutinas guiadas online.